ALVERTO – Alberto José Varela

TESTIMONIOS CLAROS Y CONTUNDENTES: “Yo tome Ayahuasca y eso cambió mi vida para siempre”

¿Y SI ESTUVIÉRAMOS ANTE MEDICINAS NATURALES QUE PUEDEN CAMBIAR EL MUNDO? 

Cuando un individuos cambia de verdad, puede ser el inicio de un cambio global sin precedentes.

ALGUNOS DE LOS TESTIMONIOS QUE NOS ESTÁN ENVIANDO DE ARGENTINA A RAÍZ DE LA INTERVENCIONES POLICIALES QUE TRATAN DE IMPEDIR EL USO DE ESTAS MEDICINA CHAMÁNICAS

 

YO TOME AYAHUASCA

En un momento en el que sólo sentía apatía. Y esto cambió mi vida para mejor. 
No me hice adicta a nada. No siento necesidad de volver a tomar. Sólo siento una profunda necesidad de vivir.
Por eso apoyo la despenalización de esta medicina natural.
También apoyo la divulgación de información y el estudio serio sobre sus propiedades. Y anhelo desde lo más profundo de mi corazón que todo el mundo tenga acceso a ella.

Paola Betancour

 

Siento que se expande la existencia dentro mío como nunca antes. Ahora sé quién soy y mi esencia es la que propone el camino. Tengo 57 años, de los cuales 56 y medio estuve inconsciente, dormido, anestesiado. Transitaba la vida creyendo tener horizontes que nunca se concretaban, difusos se iban evaporando. Tomaba alcohol, a veces a niveles asombrosos, consumía drogas y vivía frustrado por mi presente mediocre y confuso. Ya ni el «amor» consolaba, en una pareja que se fue cayendo a pedazos por la inercia de mi apatía. Disfrazaba con sonrisas y palabras lindas, la tristeza y el enojo que sentía. Vivía limitado por mis miedos… miedo al qué dirán, miedo a lo que me pueda suceder, miedo a que me vaya mal (o bien?), miedo a arriesgarme, miedo a equivocarme, miedo a que no me quieran, al rechazo… miedo al miedo.

Hoy puedo decir que todo lo que me sucedió en la vida fue perfecto, pero no como solo una expresión o slogan «new age» sino como un canto de mi amor incondicional a la vida, puedo decir que el retiro con toma de Ayahuasca que hice la primera vez, fue el primer escalón de esta expansión de la consciencia, de este poder mirar y mirarme desde otro lugar, desde otra perspectiva, poder descubrir dolores muy profundos y antiguos, guardados en mi inconsciente que guiaron la toma de decisiones que marcaron los caminos que tomé en mi vida y trascenderlos.

Ahora puedo evaluar todo eso desde el amor, desde mi conexión con mi corazón y mi alma, pude perdonar y perdonarme, pude sanar muchas heridas. Sigo en proceso de sanación, pero ya estoy consciente y tengo una profunda y vital necesidad de estar consciente todo el tiempo. Ya no más el alcohol o las drogas serán un escape, porque es imposible escaparse de uno mismo. Con la Ayahuasca descubrí el coraje y el potencial que hay en mí y lo voy desarrollando y expandiendo día a día. La toma de Ayahuasca no me produjo ninguna anomalía mental, ni me volví adicto y seguramente vuelva a tomar, porque los procesos conscientes que yo he logrado para llegar a lo más profundo de mi ser, han sido posibles, primero gracias a mí y a mi decisión, segundo gracias a los procesos psicoterapéuticos, terapias sistémicas e integraciones de expansión de la consciencia del equipo de Inner Mastery y tercero gracias a la planta maestra que iluminó los caminos para este presente. Hoy trabajo con ellos, son mi familia y sé que entre todas las cosas que hoy quiero y ya tengo en mi vida, está la de que todo el mundo pueda tener la oportunidad de vivir la experiencia de empoderarse, de ser dueños de su propio destino con consciencia y amor. La vivencia con Ayahuasca es un antes y un después en la vida de quienes lo hemos experimentado.

Yo tome Ayahuasca y lo volveré a hacer, porque me amo y porque quiero seguir profundizando en mi inconsciente y quiero seguir expandiendo la consciencia de mi ser.

Hoy puedo decir con todo mi amor, gracias a todos y cada uno de los que fueron, son y serán parte de todo lo que pasó, pasa y pasará en mi vida. Gracias, gracias, gracias.

Carlos Ovejero

 

Estoy pensando en lo que siento.. siento agradecimiento, por mí valor, por todo lo que me ha hecho llegar hasta aquí a este momento. Por ejemplo recuerdo mi primera toma de ayahuasca o yagé como le llaman, fue toda una osadía encontré la info al fin en Internet apareció la página me lleno de alegría, desde el 2015 que buscaba, esperaba ese momento y llego, que oportuno fue mi alma no daba más, después de un respiro que tuve por hacer un seminario llamado la glándula pineal donde hablan de recordar, de energía, del origen, del ser, todo eso que acabo de mencionar lo había olvidado pensaba que solo era carne, huesos, y pensamientos de boicot . Estaba volviendo a caer en depresión, volvían los fantasmas del suicidio a atormentarme ya había dejado los ansiolíticos y antidepresivos hacia un año y medio y no quería volver a eso sentía que me iba a adormecer otra vez si lo hacia en la pesadilla de la cual estaba escapando, ..probar ayahuasca era mí última salida, mí única oportunidad para dejar de pensar en auto destruirme por completo, estaba acorralada sin fuerzas, agotada de tanta lucha y castigo. Por fortuna todo se dio rápido me contacte, me dieron la información que jamas leí porque era mucho :) solo leí un poema de Sergio mi convocante, me encanto su simpleza y disposición desde el minuto uno, estuvo ahí apoyándome, cruzamos pocas palabras en breves chat por whatsapp, percibí buena energía fue amoroso, pedí el precio para evaluar, entonces tome la decisión de hacerlo sin dar vueltas, confié y fui con total entrega a Uruguay Colonia, asustada claro era algo desconocido, ahogada de emociones, desbordada casi no podía hablar así llegue, me recibieron, habían personas en todos lados por todo el predio, participantes y facilitadores, de Uruguay, Chile, México, España.. toda una fiesta parecía, después de registrarme pedí la señal de Wi Fi cosa que recuerdo porque me dio tranquilidad y me hizo confiar más, le avise a mi familia que había llegado bien luego no use más el celular, desde un principio lo tome como una cita conmigo un encuentro intimo ..de repente llego la hora de la despreparacíon de toma, había que presentarse y compartir el propósito para la toma, no podía casi hablar solo quería llorar, como pude me presente, como una niña llorona dije quiero sanar, tengo fobia social , artrosis, depresión, me duelen los riñones, me cuesta comunicarme, tengo problemas de autoestima quiero amarme.. no se si me entendieron porque hablaba llorando, lo sorprendente fue escuchar a los demás, estaban tan jodidos como yo, no todos pero la gran mayoría.
Comenzó la sesión de yagé, en fila uno a uno llego el gran momento, mí momento, la bebí sin pensar ni saborear, me senté diez minutos más o menos en mí lugar, luego me recosté en la colchoneta toda roja, manta roja, color que me desagrada pero bueno en la toma al haber poca luz lo deje pasar no le dí mayor importancia, no me pasaba nada, eso creía, no veía nada de imágenes .. sí sentía la música dentro de mí era algo nuevo, después asco, asco, y más asco, vomite como tres o cuatro veces, sé que fueron muchas y casi me orino encima en una de las veces que lanzaba jajaa, siempre estuve ahí jamas me fui con las ganas que tenia de huir pero no era una mierda, estaba presente, en ese lugar, luego de los vómitos de que desaparecieran las ganas de salir corriendo hacia la nada, trate de meditar acostada ojos cerrados pero no pasaba nada, me canse de esperar y nada, me volví a sentar en mí colchoneta y simplemente observaba en silencio el proceso de los demás, pero algo era diferente, los veía como familia, sin juicio, aquella noche en mí primer toma de medicina pude observar el entorno como hacia tiempo no me pasaba, sin miedo, rodeada de personas que recién conocía sintiéndome acompañada con las cuales podía compartir, casi amaneciendo sentí paz mucha armonía, me sentía llena de energía, con la idea de que no me había pasado nada ..pero me había pasado todo, estaba volviendo a SENTIR …
Por todo esto y más, me agradezco y les agradezco a todos los que me acompañaron de corazón …

Nora Moyano

Deja un comentario

Ir arriba