ALVERTO – Alberto José Varela

REINGENIERÍA TERAPÉUTICA ESPIRITUAL… (3ra parte) ¿Quiénes pueden llegar a ser “alguien” habilitado para trabajar en la evolución de otras personas? ¿Qué diferencia hay entre alguien que da y alguien que recibe?

“LAS MIRADAS DE LAS PERSONAS SON MI MEDICINA”

Reveladoras aclaraciones del fundador de Ayahuasca Internacional acerca de las personas que trabajan en la organización.

Muchas personas nos preguntan acerca de la formación de nuestros facilitadores; si somos terapeutas, chamanes o profesionales de la salud. Es un tema apasionante, que explica en gran medida uno de los secretos del porqué hay organizaciones que crecen mucho más allá de todas las adversidades. Está relacionado con la capacidad de crear vínculos afectivos con las personas con las que se trabaja en un mismo proyecto, y con la imperiosa necesidad de recuperar la esperanza en la vida y confiar en los otros.

Somos un equipo de más de 50 personas de más de 10 países (y apenas hemos comenzado), de los cuales unos 30 son facilitadores internacionales, que reciben una formación continuada en la Escuela Europea Ayahuasquera, es una formación no reglada que desarrolla un programa muy extenso y variado de materias que se exponen de manera teórica con gran profundidad; y que además está acompañado de prácticas permanentes, supervisadas por profesionales de la salud, chamanes y otros facilitadores con muchos años de experiencia.

Aunque no somos chamanes, son ellos los que nos han enseñado originalmente la comprensión de la ciencia de las plantas maestras y de poder, y también nos apoyan en este trabajo; de hecho, que nos entregan la ayahuasca en confianza porque saben cómo la utilizamos.  Los facilitadores viajan a la selva por lo menos 2 veces al año para estar en contacto con chamanes y con la naturaleza para hacer sus procesos individuales, que son la base de nuestro trabajo con otros. Algunos facilitadores acaban especializándose en ser acompañantes en esos viajes a la selva para gente de todo el mundo.

Considero que no sólo es vital conocer la ayahuasca y su manera de usarla, sino además tener un conocimiento amplio y experimentado de las diversas problemáticas que traen los participantes, para poder aportar la palabra justa y adecuada a modo de orientación en el proceso de evolución de cada persona que toma Ayahuasca. Ser facilitador es saber “apoyar y acompañar” los procesos de cada participante que asiste a nuestros Retiros, no es guiar ni ayudar, pues nosotros trabajamos con el empoderamiento personal, de modo que cada persona comprende que se debe hacer cargo de su proceso y sostenerse por sí mismo; además “colaboramos” para que cada persona que viene a nosotros se sienta segura y a salvo, cuidada y protegida; pero el trabajo interior lo hace cada uno consigo mismo. Si una persona se va con la sensación de que lo consiguió gracias a otros, se vuelve dependiente. Si se marcha sabiendo que lo ha podido conseguir por sí mismo, se vuelve más confiada en sí misma.

Los facilitadores de Ayahuasca Internacional están en permanente formación, no puede ser de otra manera, pues sus procesos de evolución están tan vivos y en evolución como los de los participantes; por ello son supervisados permanentemente por un equipo experto con gran experiencia. Aparte de la participación en los ciclos formativos de la escuela, cada mes son reunidos para hacer una formación interna e intensiva basada en la comprensión de los diferentes procesos que se abren cuando se toman enteógenos que expanden la consciencia. Estas reuniones privadas y GRATUITAS las realizamos en España, y a partir del 2016 en Italia, México, Colombia y Alemania, para nuestros facilitadores y colaboradores.

Los facilitadores están contratados de forma permanente, y se les asigna un mentor que realiza el seguimiento de su evolución personal y en las tareas que se responsabiliza. La empresa que organiza estos eventos es INNER MASTERY INTERNATIONAL S.L.U.  que da garantía de calidad en el trabajo que se ofrece a los participantes. De modo que cada participante puede comunicarse y exponer cualquier tipo de reclamación para ser atendida por la empresa organizadora que está legalmente constituida en varios países de Europa y América.

Muchos participantes nos preguntan ¿Cómo entrar a este equipo? ¿Quiénes pueden ser facilitadores? LO PRIMERO ES SER PARTICIPANTE. Todas las personas que facilitamos hemos sido participantes muy beneficiados, y por ello estamos agradecidos de lo que hemos recibido en los retiros que hemos asistido antes de ser facilitadores.

Llegar a ser un facilitador de Ayahuasca Internacional supone atravesar todo un proceso en sí mismo. Hay profesionales con gran experiencia que se ofrecen, pero no aceptan pasar por dicho proceso de integración.  Algunos nos traen extensos currículum para demostrar que pueden comenzar ya mismo a trabajar con nosotros, pero eso no es suficiente, incluso para gente reconocida o experimentada en el mundo de la Ayahuasca o la terapia.  Debemos ver en acción a cada persona, necesitamos sentir su energía y sobre todo detectar el punto en el que está ahora mismo en su propia evolución interior.  A partir de ahí le proponemos realizar el programa de integración y mentorado durante unos meses, dentro de los cuales se comienzan a realizar prácticas. Es un proceso intenso, muy confrontador y a su vez de gran utilidad; más de 30 personas NO han podido atravesarlo en los últimos 2 años, pero más de 30 son los que SÍ han podido perseverar y asentarse dentro de la organización con resultados asombrosos. Es un gran desafío.

Mucha gente piensa que hay que ser profesionales, chamanes, o maestros para hacer este trabajo, pero no es así en nuestro caso. Es cierto que algunos son chamanes, o psicólogos, otros terapeutas o psicoterapeutas, otros son profesionales en otras áreas, o autodidactas; (yo, como líder de la organización, soy el que menos estudios y cultura tiene de todos) pero todos están anclados en un mismo punto desde el que se mueven; ese punto de conexión y unión es lo que nos permite realizar cada cosa con el apoyo de todos los demás. Y ese punto en sí mismo tiene todo un desarrollo ideológico dentro de la organización, no basados en creencias ni tradiciones sino en nuevos modelos de abordajes, abiertos a lo nuevo y lo espontáneo. En mi caso personal estoy abierto a todo lo nuevo, fresco y auténtico que viene a traerme cada integrante que se suma al equipo.

Cada uno de nosotros somos cada vez más conscientes que lo más importante en este trabajo está en la capacidad de conectar con el propio poder personal y expresar el Ser de manera natural a otros.

NO OFRECEMOS FACILITADORES ILUMINADOS NI TRASCENDIDOS.

Lo que hasta ahora se ha presentado con la figura del “Maestro Espiritual” apareciendo con el formato de gurú, nosotros lo hemos transformado en una “Energía Maestra” evidentemente le hemos cambiado de género, hemos desplazado esa figura masculina del “maestro” hacia lo femenino. Es una “energía sanadora” que la sostenemos entre todos, como familia espiritual. Descentralizando el núcleo de poder que tengo como fundador y director de la organización, para que cada integrante pueda dejar de ser un “segundón”, un “seguidor”, un “espectador” a base de complicadas confrontaciones que realizo con cada uno de ellos, y a raíz de que cada uno activa el coraje de asumir su compromiso, responsabilidad, entrega y aprovechar las oportunidades que ofrece la empresa en cada momento y área.

Casi todas las personas que se quedan en el camino y no pueden continuar o se marchan es porque llegan a un punto de sus propias limitaciones que no pueden trascender, pero eso también es enriquecedor, al menos con nosotros llegan hasta ahí, cosa que es todo un triunfo. Pues luego pueden seguir su propio camino ya conociendo el punto en el que deberán saltar.

La mayoría atraviesa esos límites interiores y se adentran en un universo de posibilidades, tanto de desarrollo humano y espiritual como de realización personal. Y lo más precioso de este proyecto es que esta gente no son maestros, gurúes, ni seres iluminados, son mucho más que eso. Son personas que han dado el salto, y eso es un milagro dentro de una sociedad que se dedica solo a condicionar y limitar.

Por estas razones, no creamos ideales a seguir basados en mostrar que somos mejores que los participantes, que estamos más elevados que ellos; porque hemos comprendido que a cada uno nos tocó diferentes condicionamientos, y que todos estamos en diferentes momentos de superación. Cada ser humano configura de manera individual su potencialidad y sus limitaciones. Ante eso solo cabe el amor y la comprensión.

Tampoco somos ejemplo o modelo de nadie; sólo nos interesa ser una fuente de inspiración desde nuestra propia vida, para otras personas que quieren superarse, y se atrevan a dar el salto.  NOSOTROS LO ESTAMOS DANDO A CADA MOMENTO. POR ESO NOS DEDICAMOS A ESTO, AL TRABAJO EN NUESTRO INTERIOR.

Como ha dicho la directora ejecutiva de nuestra escuela, Laura Torrabadella: “Hemos comprendido que todos somos iguales ante la creación, que un vínculo terapéutico no es una relación, sino un lugar al cuál dos personas se adentran juntas, a la par, para descubrir uno el misterio del otro, lo desconocido y pendiente de conocer. Los participantes son nuestra medicina, su propia medicina y la medicina de los otros participantes, y nosotros creamos y sostenemos los espacios para que esa medicina pueda salir a la luz y tocar el corazón de cada una de las personas que asisten a nuestros encuentros”.

Cada vez que me presento ante los alumnos y los facilitadores que formo, o los participantes de los retiros, abro muy bien los ojos para ver ante mí la portentosa presencia de seres que vienen a sanarme a mí, con su mirada. Por eso mi imagen está centrada en mis ojos, porque son la ventana de mi propia sanación.

 ¿QUÉ SIGNIFICA SER FACILITADOR DENTRO DE LA ORGANIZACIÓN AYAHUASCA INTERNACIONAL?

1 NO AYUDA. Apoya y acompaña. Permite que el trabajo lo haga cada uno consigo mismo.

2 NO HACE TRATAMIENTOS. Inspira desde la confianza de que todo puede superarse.

3 NO GUÍA. Orienta e Indica la dirección desde el conocimiento propio basado en su experiencia.

4 NO PROYECTA. Expresa su ser. Permite que emane espontáneamente su presencia.

5 NO DOMINA. Cuida el encuadre, pone atención a los detalles y pautas para que surja el compromiso.

6 NO ENSEÑA. Está abierto y atento a su propio proceso. Escucha y se escucha.

7 NO IMPONE. Ofrece alternativas creativas para comprender los problemas y salir del atasco.

8 NO DA RESPUESTAS ELABORADAS. Abre un abanico de consideraciones para que el que pregunta se pueda responder.

9 NO DA EJEMPLO. Experimenta, aprende, se equivoca, se supera y evoluciona.

10 NO DISCUTE. Está desidentificado, no necesita tener la razón, aparta los obstáculos del camino de la sabiduría.

11 NO JUZGA. Comprende la problemática humana en profundidad (tanto las limitaciones como la potencialidad)

Estos 11 puntos son los que representan gráficamente el punto de conexión y unión desde el cual nos movemos.

Son de tal importancia, que nos da juego para trabajarnos eternamente, y nos hace trabajar con nosotros mismos como si fuera un juego eterno que compartimos con todo el equipo.

A esto es a lo que llamamos FAMILIA, no de sangre, sino espiritual. Somos y constituimos el marco y entorno que propicia nuestra propia sanación.

Cuando las personas se acercan a nuestras actividades, entran en ese campus energético, que muchas veces está débil, averiado o incluso ausente, pero todo eso es parte del juego de la evolución. Por ello la clave es estar atentos. La atención es esa parte de nuestra consciencia que nos avisa, alerta, anuncia y hace dar cuenta de que en algunos momentos no estamos a la altura de las circunstancias. Es entonces cuando nace una y otra vez la nueva posibilidad de superarnos.

Esa posibilidad de superación se la damos a cada participante, por eso he creado el certificado de garantía, para que cada participante que no haya percibido esta energía de la que hablo, pueda darse y darnos una nueva oportunidad, regalándole un nuevo retiro sin tener que pagar nada. Es porque respetamos incondicionalmente el proceso de nuestros facilitadores, con sus caídas incluidas, y aprovechamos para que cada participante pueda apoyar la organización con su comprensión.

En el fondo, como está dicho de muchas formas en este artículo. Tú y yo somos lo mismo. Nos podemos apoyar mutuamente en la dirección de la sanación. Este es el fenómeno integrador entre el que da y el que recibe, cuando coincide la intención sanadora entre unos u otros.

 

Alberto José Varela

nosoy@albertojosevarela.com

 

Quienes quieran sumarse al equipo de facilitadores, pueden apuntarse a la ESCUELA EUROPEA AYAHUASQUERA

escuela@innermastery.es

 

PRIMERA PARTE:

https://albertojosevarela.com/reingenieria-terapeutica-espiritual-1ra-parte-replantear-los-modelos-de-ayuda-externa-a-personas-para-dar-un-giro-hacia-nuevos-modelos-de-apoyo-que-faciliten-la-transformacion-interior/

 

SEGUNDA PARTE:

https://albertojosevarela.com/ingenieria-terapeutica-espiritual-2da-parte/

 

10 comentarios en “REINGENIERÍA TERAPÉUTICA ESPIRITUAL… (3ra parte) ¿Quiénes pueden llegar a ser “alguien” habilitado para trabajar en la evolución de otras personas? ¿Qué diferencia hay entre alguien que da y alguien que recibe?”

  1. Estoy en un momento de mi vida realmente confuso. Tengo 46 años y mi vida ha sido un desastre, especialmente en el amor porque he ttenido muchas relaciones y nunca estables. Hace tres años tuve una experiencia con la muerte y desde entonces he estado recapacitando en mi vida y mi consciencia me ha estado juzgando por todos mis errores del pasado y me he sentido atormentado, con terribles depresiones y ataques de pánico, soledad porque me aislo de la gente porque siento que me han lastimado demasiado y aislandome siento que me protejo. De repente siento que la soledad me pega muy fuerte pero prefiero pagar ese precio. Mi ex esposa me dice que tengo momentos muy negativos, lo sé porque siento esa gran carga negativa que es incontrolable. Siempre busque una identidad en mi persona sin resultados. Siempre busque como una sanación interior pero creo que todavía no la encuentro. Últimamente la estoy buscando en la música porque estoy estudiando teclado. Quiero ser un gran tecladista. Pienso que la música será mi refugio. Pero también pienso que lo que siempre busque fue lo que ustedes tienen. Me gustaría asistir a su organización pero no quiero dejar a medias mi proyecto de tecladista porque no me lo perdonaré. Siempre he dejado a medias todo por eso nunca he hecho nada en mi vida pero ésta vez si lo lograré. Tengo 46 años y ya es tiempo que haga algo interesante de mi vida. Creo que no es por falta de interés porque tengo la motivación suficiente para hacer lo que me proponga y esta vez lo haré. Necesito un consejo de ustedes. De antemano,muchas gracias. Hasta pronto.

  2. Lamia Rebolledo Cuama

    Buena tarde,tomo medicina Ayahuasca hace 2 años,y para mi ha sido de gran bendición ya que me a llevado a entender mis propios errores,a encontrarme conmigo misma, acercarme mas a Dios,a la gran Madre divina,a su hijo Jesús,a respetar su creación,a entender que nada me pertenece,que todos estamos relacionados y que todo es de todos entre muchas cosas mas….doy gracias a la gran energía cósmica por la vida de todos los Chamanes y los seres de Luz.Bendiciones para todos.

  3. Lo que me gusta de estas reflexiones es la idea de que los procesos individuales son la base del trabajo con otros, a través de la expresión del Ser natural y la creación de vínculos afectivos con las personas con las que se trabaja. Me parece que esos dos elementos requieren de un alto nivel de respeto y confianza en un grupo humano. También requiere flexibilidad para aceptar y buscar comprender aquello que no nos resulta fácil de entender de los demás. Para poder apoyar y cuidar a otros, deberíamos ser capaces de proteger y cuidarnos a nosotros mismos y al grupo. Como círculos concéntricos, si no logro lo de adentro, difícilmente lograré lo de afuera. Interesante lectura!

Deja un comentario

Ir arriba